patrocinador2

Visita mi Blog dentro de los en Coobis.

miércoles, 24 de junio de 2015

5 PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE PROTECCIÓN SOLAR

¡Hola Chic@s!

Por fin llegó el verano, con él las vacaciones: playa, piscina, calor y sol. 
El sol, que por un lado tanto nos beneficia (bronceados, síntesis de vitamina D, etc.) y por otro nos perjudica (quemaduras, alergias y en última instancia el cáncer de piel). 

Por ello, para poder disfrutar del magnífico sol sin riesgo alguno debemos utilizar los FOTOPROTECTORES O PROTECTORES SOLARES


A continuación os expondré algunas de las preguntas más frecuentes que me llegan a la farmacia acerca de los mismos, que seguro, os aclararán muchas dudas.


  • ¿Qué es el SPF o FPS?
Es el Factor de Protección Solar o Índice de Protección Solar, e indica el número de veces que el protector solar aumenta la capacidad de defensa de la piel frente a una quemadura por el sol.

Ej; FPS 50+: Indica que el fotoprotector aumenta más de 50 veces la capacidad de defensa de la piel frente a la quemadura.


  • ¿Cuál es la diferencia entre UV B y UV A?
UV es la abreviatura de ultravioleta. La radiación ultravioleta en cantidad débil es beneficiosa e indispensable para la síntesis de vitamina D. En cantidades importantes (exposiciones solares prolongadas) puede provocar eritemas solares, envejecimiento prematuro de la piel y cáncer.

Existen dos radiaciones ultravioleta principales que llegan hasta la superficie de la piel: UV B y UV A.

Las UV B son radiaciones de mayor energía, pero penetran poco en la piel. Son responsables del eritema o enrojecimiento y desencadenan el proceso del verdadero bronceado.

Las UV A poseen menor energía, pero penetran más profundamente en la piel, son responsables de la aparición de la pigmentación inmediata, y juegan un papel fundamental en el desencadenamiento de las alergias solares, las reacciones fototóxicas y a largo plazo del fotoenvejecimiento de la piel.

Los rayos UV A causan quemaduras y los UV B causan bronceados.

La protección frente a ambos tipos de radiaciones la indica en el envase del protector solar. La numeración en grande corresponde a los UV B y un símbolo consistente en las siglas UV A rodeadas de un círculo, indican la fotoprotección frente a los rayos ultravioleta A. Si la fotoprotección es alta suele proteger frente a los dos, pero lo tiene que indicar con dichos símbolos.

  • ¿Cada cuanto tiempo se debe reaplicar un protector solar?
El fotoprotector se debe aplicar una media hora antes de salir al exterior, para darle tiempo a la piel a absorberlo, dedicando especial atención a rodillas,orejas, pies y manos (partes olvidadas), cara, cuello, calva, hombros y escote. La protección de labios y cabello debe hacerse con productos específicos.

Esta operación hay que repetirla cada 2 horas, especialmente después de nadar, sudar y secarse con la toalla.

  • ¿Se puede utilizar un fotoprotector abierto de un año para otro?

Creo que ésta es la pregunta del millón, el año pasado me compré un protector solar y me sobró, ¿lo puedo utilizar este año o es verdad que pierde propiedades?, pues bien, si y no, me explico, en los envases de los protectores solares aparece un símbolo que es como un tarrito con la tapadera abierta con un número en el interior, normalmente es un 12, lo cual indica que se puede utilizar hasta 12 meses después de su apertura, a partir de ese tiempo va perdiendo propiedades.


  • ¿Qué diferencia hay entre protectores solares de adultos y de niños?
La piel de los niños es diferente a la de los adultos en varios aspectos:

 - La piel de los niños es mucho más fina que la de los adultos, a pesar de tener las mismas capas, por tanto, la función barrera de la misma es menos eficiente.

 - La síntesis de melanina (sustancia responsable de la pigmentación) no está plenamente desarrollada, por tanto muestran mayor sensibilidad a las radiaciones ultravioletas.

Por éstos motivos, es importante utilizar productos formulados especialmente para las necesidades de la piel infantil, ya que no solo deben proporcionar niveles de protección máximos, sino también sustentar y reforzar las defensas propias de la piel.

En los protectores solares de adultos y niños se utilizan filtros químicos y filtros físicos o minerales para proteger frente a los rayos UV B y UV A. 

Los filtros químicos absorben la radiación ultravioleta y liberan a continuación la energía en forma de radiación térmica, que crea una sensación de calor.

Los filtros minerales, que se componen habitualmente de pigmentos minerales inorgánicos, reflejan o dispersan la radiación UV que accede a su superficie sin permitir que penetre en la piel.
La barrera protectora que generan los filtros minerales los hace idóneos para proteger la piel de bebés, niños pequeños y cualquier persona con piel intolerante y extramadamente sensible al sol. Éste tipo de filtros son los que se encuentran principalmente en los fotoprotectores infantiles.


Esto es todo por hoy, espero que os haya ayudado, hasta la próxima!


No hay comentarios:

Publicar un comentario