patrocinador2

Visita mi Blog dentro de los en Coobis.

viernes, 16 de enero de 2015

USO CORRECTO DE LOS ANTIBIÓTICOS

¡Hola chic@s!

Que la automedicación es casi un deporte nacional, es de todos sabido, y no sólo la automedicación, sino también la vecina-medicación (es decir, me tomo lo que me ha dicho la vecina/o, amiga/o, cuñada/o, porque a ella/él le ha ido bien), pero claro, cuando practicamos ésta disciplina con medicamentos tipo analgésicos, antiinflamatorios, etc. ésto sólo nos afecta a nosotros mismos, pero si lo hacemos con antibióticos, la automedicación nos afecta a todos.



Me explico.

En primer lugar vamos a definir lo que es un antibiótico.

Un ANTIBIÓTICO es un medicamento que se usa para tratar una infección producida por bacterias, insisto bacterias, ni virus, ni hongos, sólo bacterias y no todas, sino un determinado tipo de las mismas. Es lo que se llama espectro de acción del antibiótico (así lo indica en el prospecto) o si lo leemos en una analítica se refiere como sensibilidad del antibiótico.

Por tanto, los antibióticos no sirven para gripes, resfriados, catarros u otras enfermedades producidas por virus, son totalmemente ineficaces y además someten al paciente a riesgos innecesarios (reacciones alérgicas y otros efectos adversos), y para colmo, este mal uso tiene un impacto negativo sobre la flora respiratoria e intestinal, ya que el antibiótico eliminará la población mayoritaria de bacterias sensibles al mismo y favorecerá el crecimiento de bacterias resistentes y su posible diseminación posterior.
Así pues, la acción de los antibióticos puede afectar no sólo al individuo que los toma si no también a su familia, a la comunidad y a la sociedad en su conjunto.



Las resistencias aumentan si:
  • Se usan innecesariamente los antibióticos o si se utilizan antibióticos de amplio espectro cuando no están indicados.
  • Se administran dosis insuficientes.
  • Se suspende el tratamiento antes de cumplir el tiempo necesario, que es muy variable dependiendo del tipo de infección.
Por tanto, el uso correcto de los antibióticos debe ser:
  • Siempre bajo prescripción médica. Sólo nos los tomamos cuando nos lo recete el médico, nunca por nuestra cuenta.
  • Seguir las instrucciones del médico al pie de la letra, en cuanto a dosificación y tratamiento:
            Dosificación: Tomarlo las veces al día que nos indique el médico, respetando estrictamente las horas entre una toma y otra. Lo mejor para poder cumplir este requisito es establecer un horario de administración, es decir, si el antibiótico hay que tomarlo cada 8 horas nos lo tomaremos dentro de unas horas que no perjudiquen mucho a nuestra rutina diaria, es decir, por ejemplo, a las 8 de la mañana, a las 4 de la tarde y a las 12 de la noche, así, nos será más fácil recordarlo y no tendremos que levantarnos a mitad de la noche para tomar el antibiótico. Y si es una vez al día, habrá que tomarlo todos los días a la misma hora.Ya que así, el ataque a la bacteria es constante y no le daremos tiempo a reproducirse.

          Duración del tratamiento: tomarlo el número de días que nos indique el médico, aunque exista mejoría y hayan desparecido ya algunos síntomas como dolor, tos, mocos, etc.

Siguiendo éstas pautas haremos un uso responsable de los antibióticos y disminuiremos la aparición de resistencias.

DATOS, ESTADÍSTICAS Y ESTUDIOS

Según un estudio comparativo reciente, España se encuentra entre los países con mayor grado de automedicación de antibióticos de Europa y de acopio de los mismos en el hogar.

El 90% de las prescipciones de antibióticos se realizan en las consultas de Atención Primaria (lo que denominamos familiarmente como "médico de cabecera") y hasta un 36% de las mismas se consideran inadecuadas.
Entre las causas que favorecen el exceso de la prescripción de antibióticos por parte de los médicos de atención primaria y pediatras se encuentra la presión asistencial, así como la presión ejercida por pacientes y padres (en pediatría).



Antibióticos y niños:

Diversos estudios demuestran que los niños hasta 5 años son el grupo de población que recibe más antibióticos. En éstos 5 primeros años de vida se produce la mayor exposición innecesaria a antibióticos de toda la población general, ya que la mayoría de los procesos patológicos pediátricos atendidos en atención primaria son de origen infecciosos y la etiología de éstos procesos es mayoritariamente viral y no susceptible, por tanto, de recibir tratamento antibiótico.
Algunas de las bacterias que causan infecciones pediátricas se encuentran entre las más resistentes a los antibióticos.

Conclusión:
No sé si conocíais éstos datos o quizá creáis que son una exageración, pero no, son totalmente ciertos, y por mi experiencia profesional puedo corroborarlos totalmente. 
El Colegio Oficial de Farmacéuticos e incluso el Gobierno cada cierto tiempo hacen campañas para el uso responsable de los antibióticos, ya que la aparición de resistencias está llegando a ser un problema a nivel mundial. 
Los antibióticos cada vez son menos eficaces porque se abusa de ellos. Muchos pacientes realmente presionan a los médicos para que les receten antibióticos porque creen que el resfriado se les va a curar antes, y tal vez se le cure antes, pero os aseguro que es por el efecto placebo, porque para ese tipo de patologías son totalmente ineficaces.

Espero que os haya gustado. Hasta la próxima.

Podéis seguirme en Facebook (dale a "me gusta" y os llegarán todas mis actualizaciones) y en Instagram.

2 comentarios:

  1. Enhorabuena por tu blog. Te he nominado a los premios Liebster. Para verlo puedes pasarte por aquí: http://aponernosguapas.blogspot.com.es/2015/01/dos-nominaciones-en-los-premios-liebster.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh !! muchas gracias! me pasaré por tu blog!!

      Eliminar