patrocinador2

Visita mi Blog dentro de los en Coobis.

sábado, 6 de septiembre de 2014

ANSIOLÍTICOS

En primer lugar os definiré lo que es un ANSIOLÍTICO : es un fármaco de acción depresora del sistema nervioso central, destinado a disminuir o eliminar los síntomas de la ansiedad. El ansiolítico ideal es aquel que alivia o suprime los síntomas de la ansiedad sin producir sedación o sueño.


Es preocupante la cantidad de ansiolíticos que se recetan hoy día. Por mi experiencia personal, podría deciros, que junto a los antidepresivos, es el segundo grupo de fármacos que más se receta después de los analgésicos. La inmensa mayoría de los pacientes polimedicados tienen en sus prescripciones algún ansiolítico.

Dentro de los ansiolíticos los que más se utilizan son las benzodiazepinas.

Las BENZODIAZEPINAS son medicamentos psicotrópicos que actúan sobre el sistema nervioso central, con efectos sedantes, hipnóticos, ansiolíticos, anticonvulsivos, amnésicos y relajantes musculares. Se usan para tratar la ansiedad, insomnio, abstinencia alcohólica y espasmos musculares. También se usan para calmar el estado anímico de pacientes que abusan de drogas estimulantes. La terminación de éstos compuestos suele ser en -lam o -lan y -pam o -pan.


Existen varios tipos de benzodiacepinas en función de la duración de su actividad:
  • De acción corta (2-10h) : midazolam, triazolam, bentazepam, lormetazepam, lorazepam, alprazolam, etc
  • De acción larga: sus efectos se mantienen durante más de 12 horas. Algunos son: bromazepam, clobazam, diazepam, clorazepato dipotásico, ketazolam, halazepam, etc
INDICACIONES
  • Ansiolíticos: Alivian la tensión subjetiva, así como los síntomas objetivos (sudor, taquicardia y molestias digestivas). Se utilizan para ansiedad crónica y neurótica, no van contra las fobias, y en caso de ansiedad moderada no superan al placebo. Son ansiolíticos a dosis bajas e hipnóticos a dosis altas.

  • Hipnóticos: Disminuyen el tiempo que se tarda en conciliar el sueño, así como el número de despertares. Se eligen diferentes tipos de benzodiazepinas en función del tipo de insomnio: en insomnios caracterizados por un retraso en la conciliación del sueño se eligen las de acción rápida. Se eligen las de acción más lenta si el insomnio se caracteriza por que tiene alto número de despertares tempranos. En cualquier caso, la duración de la acción se debe adaptar al período natural del sueño, para que no deje resaca al día siguiente. Como fármaco de elección es lormetazepam.

  • Relajantes musculares: El diazepam principalmente y otras benzodiazepinas producen relajación de la musculatura esquelética.

  • Acción anticonvulsivante: Todas las benzodiazepinas son anticonvulsivantes con acción en convulsiones producidas por agentes tóxicos, así como en convulsiones de origen febril o debidas a síndrome de abstinencia tanto de alcohol como de barbitúricos.
 
 
REACCIONES ADVERSAS
  • Frecuentes: sedación, somnolencia, descoordinación de movimientos
  • Ocasionales: mareos, sedación, cefaleas (dolores de cabeza), depresión, disfasia o disatria (alteración del lenguaje), temblor, cambios en la libido, alteraciones urinarias, diarrea o estreñimiento.
  • Excepcionalmente: hepatitis, ictericia, dermatitis, urticaria, prurito, alteraciones sanguíneas, alteraciones en la visión y en la audición.
    Pueden producir incoordinación motora con riesgo de caída, amnesia anterógrada (dificultad para recordar hechos recientes) y dificultad de concentración.

TOLERANCIA Y DEPENDENCIA

La tolerancia es la necesidad de aumentar progresivamente las dosis para conseguir el mismo efecto.

La dependencia también aparece con el uso continuado de las benzodiazepinas, que se traduce en un síndrome de abstinencia al dejar de tomarlas. El cuadro se caracteriza por:
  • Síntomas psicológicos de ansiedad: insomnio, irritabilidad, disforia.
  • Síntomas somáticos de ansiedad: temblor, palpitaciones, vértigo, sudoración.
  • Trastornos de la percepción: intolerancia al ruido y la luz, sensación de movimiento, sabor metálico.
  • Insomnio de rebote en hipnóticos de acción corta.
La regla para minimizar el cuadro de abstinencia es:
  • Dar la menor dosis posible que sea eficaz.
  • La duración del tratamiento no debe ser superior a 4 semanas en el insomnio y 12 semanas para la ansiedad. Se debe evaluar periódicamente la posibilidad de suspenderlo.
  • Nunca se debe retirar bruscamente un tratamiento largo.  

Desde mi experiencia personal, como ya os he dicho antes, opino que se recetan demasiados ansiolíticos y cada vez más, en muchos casos son necesarios, pero en otros, lo dudo mucho. Los médicos, en algunas ocasiones, los recetan para quitarse de en medio al típico paciente (hombre, pero en la mayoría de los casos mujer) que es habitual en la consulta, porque o bien no está contento/a con su vida o no sabe o no puede resolver sus problemas y  echa mano de la medicación con la esperanza de que le va a solucionar su existencia.
Pues bien, queridos ansiosos o depresivos, los medicamentos no solucionan la vida, al igual que no la soluciona el alcohol.
Éstos medicamentos están pensados para que se administren en períodos de 12 semanas como máximo, y la gente los toma durante años, con todo lo que esto conlleva, problemas de tolerancia y dependencia, entre otras cosas, como por ejemplo, que cada vez que llegue a su vida un problema nuevo tengan que subirle las dosis de fármacos.
¿Cual es la solución a esto? pues no sé, pero en primer lugar, los médicos deberían tener más tiempo para escuchar un poquito más a sus pacientes, no que tengan 5 min. escasos para cada uno, y así tal vez, podrían plantearle otras medidas alternativas al uso de éstos medicamentos. Y en segundo lugar, deberíamos ser conscientes que la mente afecta al cuerpo. Tus pensamientos y tus palabras tienen la capacidad de interactuar con todo tu organismo y producir cambios físicos muy profundos. Diversos estudios han demostrado que un minuto de tu mente entretenida en un pensamiento negativo deja el sistema inmunitario en una situación delicada durante 6 horas. Así que intenta no cargar continuamente con los problemas en tu mente.

Conclusión:  Se debería informar claramente a los pacientes de los efectos negativos de éstos fármacos y de su utilización de forma adecuada. Sirven para momentos puntuales de crisis o estrés, durante temporadas cortas, mientras se ponen en funcionamiento otras medidas alternativas que puedan funcionar para cada problema en concreto y que no sean tan perjudiciales para el organismo y que se puedan mantener más a largo plazo, como psicoterapia, medidas conductuales para evitar el insomnio y en el caso de personas jóvenes (o mayores con buena disposición) quizá un hobby o un deporte.

Esto ha sido todo por hoy, espero que os haya gustado. Hasta la próxima!

Podéis seguirme en Facebook: la vida desde la farmacia

Fuente:(dossier de benzodiazepinas):www.portalfarma.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario