patrocinador2

Visita mi Blog dentro de los en Coobis.

viernes, 15 de agosto de 2014

CONSEJOS PARA UNA LACTANCIA FELIZ

                 
   Si cuando me quedé embarazada por primera vez me hubieran dicho que iba a estar cuatro años dando teta, hubiera alucinado. Jamás me hubiera imaginado que mi lactancia iba a durar tanto.

                   La lactancia materna es un acto voluntario que tú eliges porque crees que lo mejor para tu hijo/a. Las ventajas son innumerables, tanto para tí como para el bebé: es el mejor alimento con diferencia que puedes proporcionarle, ya que le aporta toda la energía y los nutrientes que necesita, promueve el desarrollo sensorial y cognitivo, le protege de enfermedades, reduce la mortalidad infantil y favorece un pronto restablecimiento en caso de enfermedad, esto es lo que nos dice la OMS.

Para la madre también tiene una serie de ventajas: es gratuita, disminuye el riesgo de cáncer ovárico y mamario, si estás lactando más de seis meses mejora el estado de tus huesos (al contrario de lo que se piensa) y es cómoda, siempre está disponible y a la temperatura adecuada.

                  Visto así parecen todo ventajas, pero no, también la lactancia tiene su "cara B", (para la madre claro, porque para el bebé sí son todo ventajas), lo que pasa es que estos inconvenientes no nos los cuentan, en parte para no desanimarnos y en parte porque la mayoría son o evitables o se solucionan fácilmente. Os los resumo rápidamente: dolor en los pezones, mastitis, horas y horas dando teta y sin poder hacer nada más, levantarte varias veces en la noche... y alguno más que se me olvida, porque al final es lo que pasa, que se superan y se olvidan, y te quedan tus ratitos dando de mamar a tu bebé tranquilamente, las siestas que te echas con él/ella y la cara de satisfacción que se le pone cuando se "engancha" a la teta, eso es impagable, solamente por eso merece la pena todo el sacrificio, porque sabes que jamás en su vida va a estar más agusto en otro sitio....


A continuación os describo las cosas que a mí me sirvieron para superar las pequeñas trabas que van surgiendo y así poder mantener felizmente tu lactancia:


  • Infórmate : Cito de nuevo a la OMS, "la lactancia materna es un acto natural y un comportamiento que se aprende. Las madres necesitan un apoyo activo para instaurar y mantener un amamantamiento adecuado".
 Es decir, necesitas aprender cómo funciona la lactancia. Para ello lo mejor es ir a las reuniones de los grupos de apoyo a la lactancia, éstos se componen principalmente de madres lactantes con mucha experiencia y profesionales de la salud (matronas, enfermeras...) especializados en lactancia. Realizan reuniones explicativas y ayudan de forma individualizada a las madres que lo necesiten. Aquí en Granada tenemos a mamilactancia (www.mamilactancia.org) y a nivel nacional la liga de la leche (www.laligadelaleche.es), hay muchas más. También en vuestro centro de salud os pueden informar.
En cuanto a libros, uno de los mejores (si no es el mejor...) es el del pediatra Carlos González (fundador y presidente de la Asociación Catalana Pro Lactancia Materna) "Un regalo para toda la vida, guía de lactancia materna", es el libro de cabecera para toda embarazada o mamá reciente que quiera dar el pecho, os resolverá todas vuestras dudas.


  • Póntelo al pecho lo antes posible, lo ideal es en el mismo paritorio,pero si no puedes porque te hayan hecho cesárea o por algún problema en el parto, en cuanto te den al bebé te lo pones en el pecho, cuidando bien de que adopte la postura adecuada, que succione desde la aureola, no el pezón, para que no te salgan grietas.

  • Olvídate del reloj y de los horarios, la lactancia debe ser a demanda, porque sobre todo al principio, el recién nacido se cansa de mamar y se queda dormido a mitad de la toma, así que una toma puede durar horas, e incluso casi pueden juntarse una toma con otra, no te agobies, poco a poco el bebé irá aprendiendo la técnica y acortará el tiempo de cada toma.

  • Olvídate de las tareas más allá del bebé, porque si no te estresarás muchísimo, ya que no podrás hacer las cosas cuando tú quieres. No pasa nada por delegar y buscar ayuda, disfruta del tiempo que estás con tu bebé y deja de lado limpieza, comidas y demás.

  • Puedes aprovechar el tiempo de la lactancia para hacer cosas que te gusten (y puedas hacer con una mano, claro), como leer, ver películas, conectarte a internet, dormir...

  • No le hagas mucho caso a todos los "consejos" de tu entorno. Muchas veces se basan en mitos o falsas creencias y arruinan la lactancia, si te surgen problemas intenta recurrir a profesionales especializados en lactancia. 

  • Sincronízate con tú bebé, aprovecha para descansar cuando lo haga él/ella. Las horas de lactancia nocturnas son duras si cada vez que se despierte el bebé tienes que levantarte a darle el pecho. Sé que el colecho es una opción personal (más bien familiar) muy criticada. Yo opté por el colecho, con mi primera hija con cargo de conciencia, por creer que lo hacía mal y criticada por mi entorno, y  con mi segunda hija feliz y sin remordimientos. Desde luego es la opción más cómoda y muy segura si se toman una serie de precauciones: como no fumar, no beber, y si no tienes obesidad mórbida. No vas a aplastar al bebé y si pones una barrera no se caerá, por tanto cuando se despierte, como está al lado de su teta se volverá a enganchar a ella sin apenas molestarte ni interrumpirte el sueño. Y por supuesto no se va a quedar a dormir contigo para siempre (no conozco a ningún chico o chica de 18 años que duerma en la cama con sus padres).
Y con esto me despido, espero que os haya resultado de utilidad y os haya gustado. Hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario