patrocinador2

Visita mi Blog dentro de los en Coobis.

viernes, 22 de agosto de 2014

ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA PARA BEBÉS CON LACTANCIA MATERNA

            Hola chic@s!

        Ya os hablé en una entrada anterior de la lactancia materna en general y de mi experiencia en particular, pero ahora bien, ¿qué ocurre después de la teta?¿cómo acostumbro a mi bebé a comer la comida que nosotros comemos?. La introducción de la alimentación complementaria puede llegar a ser un tema un poco engorroso para las mamás porque, muchas veces no sabes qué hacer, o más bien por donde empezar. En este post os trataré de explicar en qué consiste y cómo podéis hacerlo para no complicaros mucho la vida.


        La alimentación complementaria, según la Asociación Española de Pediatría (AEPED) se define como el proceso que comienza cuando la leche materna sola ya no es suficiente para cubrir las necesidades nutricionales del lactante y por ende, otros alimentos y líquidos son necesarios además de la leche materna.

      Además llega un momento en el desarrollo del niño en que éste comienza a mostrar interés por la comida de los adultos.

      Pero, ahora bien, ¿cuándo es el momento de introducir la alimentación complementaria?

           Como recordareis la OMS recomendaba la lactancia materna exclusiva y a demanda hasta los 6 meses de edad y a partir de entonces su refuerzo con alimentos complementarios al menos hasta los dos años. Subrayo refuerzo porque de eso se trata, de ir introduciendo en la alimentación del niño nuevos alimentos poco a poco para ir complementando la lactancia materna. La leche materna ha de ser el alimento principal del niño hasta el año de edad, ya que ésta va aumentando el nivel de calorías a medida que se prolonga la lactancia adaptándose a la edad del bebé. Por tanto, ( y aquí siento contradecir a millones de abuelas del mundo) la leche materna alimenta a los bebés más grandes, de hecho sigue siendo su principal alimento, ya que es un alimento completo.

En resumen, a pesar de la controversia que genera este dato, en general, se recomienda la incorporación de la alimentación complementaria a partir de los 6 meses de edad del lactante, esto es lo que dice la AEPED en sus "Principios de orientación para la alimentación del niño amamantado" (año 2003), pero en el 2008 el Comité de nutrición de la ESPHGAN publicó sus recomendaciones en las que indican que la alimentación complementaria puede iniciarse entre los 4 y 6 meses de edad.
Por tanto tenemos ese margen de edad, y por mi experiencia profesional os puedo decir que los pediatras recomiendan la incorporación de la alimentación complementaria a los 4 meses para los niños de biberón, y a los 6 meses para los niños alimentados con lactancia materna (para respetar las recomendaciones de la OMS), aunque muchas veces por el tema de la incorporación laboral de la madre hay que hacerlo antes.
Por otro lado, la Academia Americana de Pediatría (AAP) publicó en 1981 unas recomendaciones en las que la introducción de nuevos alimentos estaba basada no en la edad, sino en el grado de desarrollo del bebé, que está listo para tomar otros alimentos cuando:
  • Es capaz de sentarse sin ayuda.
  • Pierde el reflejo de extrusión, que hace que expulse la cuchara (o cualquier otra cosa que le caiga en la boca) con la lengua.
  • Muestra interés por la comida de los adultos.
  • Sabe mostrar hambre y saciedad con sus gestos (es capaz de apartar la cara cuando no quiere más).

¿Qué tipo de alimentos son los que hay que dar al bebé?
¿Cómo los damos?

     Habitualmente cuando vamos al pediatra o a la enfermera para la revisión del niño sano éste o ésta nos da unas pautas detalladas de los alimentos que debemos ir introduciendo al bebé y en la manera en que se hace, y muchas veces esas pautas son tan estrictas que cuando las mamás quieren hacer alguna variación vienen a la farmacia a preguntar, con cierto temor de que algún cambio sea perjudicial para su bebé,pero no, sabed que no hay ninguna base científica que demuestre que sea mejor empezar por un alimento en vez de otro o a una hora mejor que a otra (da igual dar la fruta por la mañana en vez de por la tarde cómo nos dicen), así que la tabla que nos da el pediatra admite cambios. Lo que sí hay es unas normas básicas que es conveniente seguir:
  • Los alimentos se deben empezar a ofrecer a partir de los 6 meses después de la teta, no antes, ya que la leche sigue siendo el principal alimento del bebé. Si la madre se tiene que incorporar al trabajo puede adelantar un poco la incorporación de los alimentos, pero no antes de los 4 meses, ya que podría haber problemas de alergias.
  • Los alimentos deben introducirse uno a uno, y con una separación entre uno y otro de aproximadamente una semana.( Aunque se podrían incorporar un par de alimentos el mismo día, si no, esto es bastante latoso)
  • No añadir sal ni azúcar en la elaboración de los mismos, aunque sí se puede añadir una pequeña cantidad de aceite de oliva.
  • En nigún caso y bajo ningún concepto se debe obligar a comer al niño.
  • No introducir frutos secos hasta los tres años.
Por tanto, a partir de los 6 meses empezamos a probar con la comida, no tiene por qué ser triturada o en papilla, las verduras cocidas y aplastadas con el tenedor también se las comen muy bien o el pollo cocido y partido en trozos minúsculos, eso si, hay que tener la precaución de no perder de vista al bebé, para evitar que se atragante. Al principio, es normal que no coma mucha cantidad, una o dos cucharadas, y poco a poco irá aumentando la cantidad de comida. Si rechaza algún alimento es mejor esperar varias semanas antes de volver a ofrecerlo. Hay que tener paciencia, porque ésta primera fase es para que el lactante empiece a tener contacto con la comida de adultos, y se vaya acostumbrando a ella, el fin nutritivo es secundario, para eso está la leche materna.

Aunque no hay estudios concluyentes a éste respecto,los alimentos potencialmente alergénicos se recomiendan introducirlos más tarde, sobre todo si ese niño tiene antecedentes familiares de alergias, éstos son: pescado, algunas frutas (las que tienen pelo) como melocotón, leche de vaca,huevo, gluten. Por ejemplo, en el caso del gluten la ESPGHAN, en las recomendaciones del 2008 aconseja su introducción antes de los siete meses, lo que sí se ha descubierto es que es mejor incorporarlo poco a poco y cuando el bebé todavía está mamando, así disminuye el riesgo de aparición de celiaquía. Y la leche de vaca se introduce a partir del año, al igual que el huevo completo, y el pescado a los 8-9 meses.

Con ésto os quiero dejar claro que no hay unas pautas rígidas ni estrictas, se pueden modificar en función de las necesidades de la madre o el bebé.


Para finalizar os cuento un poco mi experiencia con la alimentación complementaria: como creo que os he dicho, tengo dos niñas, a las dos les dí lactancia materna exclusiva hasta los 5 meses, que fue la edad que tenían cuando me incorporé al trabajo, a ninguna de las dos conseguí darle leche de fórmula ni ninguna otra cosa en biberón con esa edad, así que mi pedriatra (excelente profesional y favorecedor de la lactancia materna) me aconsejó que le diera (en éste caso a la mayor, y con la pequeña lo hice igual) triturados o purés (potitos) las horas que yo estaba en el trabajo y el resto del día teta, así lo hice y me fue genial. Los primeros días la niña apenas comía puré y esperaba a que yo llegara para comer teta, pero poco a poco se fue acostumbrando y cada vez admitía más alimentos. Así que no os desesperéis si no quiere comer al principio o rechaza algún alimento, probad con otro del mismo grupo (verduras, frutas, cereales, carne, pescado...) y seguid intentándolo.

Espero que os haya gustado. Nos vemos en la próxima!



Fuentes: "Mi niño no me come". Carlos Gonzalez. Ed. Temas de hoy
              AEPED. "Principios de orientación para la alimentación complementaria del niño amamantado"

4 comentarios:

  1. Mamy! Mejor explicado imposible! GRACIAS! aunque yo ya haya pasado esa etapa! Muaks!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho q te haya gustado Raquel!! Gracias a tí x leerlo y compartirlo, besitos guapa!!

      Eliminar
  2. Si, la verdad que ir pasando de la lactancia bebe hacia los alimentos que nosotros comemos es todo un proceso lento y de a poco, hay que tomárselo con calma, pero crecen tan rápido que cuando nos queremos dar cuenta ya están comiendo con nosotros compartiendo la mesa !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, el tiempo pasa demasiado rápido cuando tienes niños, lo importante es ir disfrutando cada etapa.
      Gracias por comentar!

      Eliminar